Variación Morfológica: Formación y Usos de los Diminutivos

dimLos diminutivos, clasificados dentro de la derivación apreciativa, se forman añadiendo determinados sufijos a sustantivos, adjetivos y, eventualmente,  adverbios. Además del valor diminutivo común a todos ellos, pueden contener un valor secundario despectivo o afectivo según el contexto y el sufijo elegido. En el desarrollo diacrónico del español, numerosas formaciones diminutivas han adquirido un sentido específico, es decir, se han lexicalizado y hoy en día los hablantes ya no los interpretamos como una versión pequeña o reducida de la palabra de la que proceden. Veamos algunos ejemplos: ganchillo~gancho, zapatilla~zapato, palillo~palo, pañuelo~paño, botín ~bota, acerico~*hazero, gallito~gallo.

El inventario de diminutivos cuenta con -ito/a (el más extendido hoy en todo el mundo hispánico), -ico/a (que tiene una forma secundaria -iquio/a),  -illo/a (predominante en la lengua medieval y en la clásica),-in/a, -iño/a (en el área de bilinguismo gallego-castellano), -ete/a (en el área de bilinguismo catalán-castellano), -uco/a, -ejo/a, -uelo/a. El uso de determinado sufijo diminutivo depende, en la Península Ibérica, de la procedencia geográfica del hablante y sirve por ello como marca morfológica de las variedades regionales. Vemos su distribución en el siguiente mapa:

diminutivos-peninsula-iberica

En América, son menos frecuentes los diminutivos distintos de -ito/a aunque se registra -ejo/a en zonas de la Argentina mientras que -ingo/a tiene gran vitalidad en la parte oriental de Bolivia y también aparece en otras regiones andinas, así casinga, ahoringa. En el español hablado en las áreas caribeñas, centroamericanas y de algunos países andinos, ­ico/a alterna con -ito/a o lo sustituye cuando la palabra derivada tiene -t- en la última sílaba: poquito pero ratico. De manera general, el español hablado en América extiende los diminutivos a los adverbios en mayor medida que el español peninsular: deprisita, lueguito, prontito, ahorita, tantito, despuesito, nomasito. En el español andino, los diminutivos se han extendido a categorías gramaticales como gerundios (andandito), cuantificadores (alguiencito,todito) y numerales (cuatrito, primerito). Ello se debe a la influencia de los sufijos de cortesía, afectividad y modestia del quechua y el aimara, lenguas que han tenido un peso considerable sobre el español de dichas regiones. Por último, resulta curioso el caso del diminutivo de mano que en América es manito (como motito o fotito) mientras que en España es manita, no obstante, el diminutivos continúa siendo femenino en ambos casos.

En las otras lenguas románicas también existen diminutivos formados, en muchas ocasiones, con sufijos cognados. En portugués es mayoritario -nho/a (livrinho, casinha) aunque también se registra -ito/a (coisita, cabrito, senhorita). En catalán los más usados son -et/a (gatet) y -ó/-ona (petitó); pero en la lengua clásica y en múltiples variedades geográficas aparecen otros como -ell/a (porcell), -í/-ina, -ic/a, -iu/a (petitiu), -oi, -oia, (petitoi) y -ol, -ola (estanyol). El francés forma actualmente los diminutivos con el adjetivo petit (petit prince, petite minute); pero, históricamente, usó varios sufijos y algunos de ellos se han lexicalizado: -ette (camionette), -on, -ule (homoncule). El rumano tiene muchos sufijos diminutivos como -el (băiețel), -ic (tătic), -uleț (ursuleț), -uț (pătuț) y -uș (cățeluș). En italiano encontramos -ino/a, -etto/a, que son los más utilizados, junto a otros que, de forma análoga al español, tienen un uso regional o restrictivo -icchio/a, -illo/a, -otto/a, -uccio/a, -uzzo/a, -iddo/a. Así pues vemos que las variedades del español presentan semejanzas, en este capítulo de la morfología, con otras variedades de la familia neolatina; la diferencia principal quizá se encuentre en el sufijo preferido por cada una de ellas.

En el siguiente enlace, puedes leer un artículo en italiano sobre este asunto:

http://www.treccani.it/enciclopedia/diminutivo_(Enciclopedia-dell’Italiano)/

Bibliografía recomendada:

ASALE. ‘La derivación apreciativa’. ASALE-RAE: Nueva gramática de la lengua española. Monfologia Sintaxis I. Madrid: Espasa, 2009. p. 627-662.

LAZARO MORA, Fernando. ‘La derivación apreciativa’. BOSQUE, Ignacio; DEMONTE, Violeta: Gramática descriptiva de la lengua española. vol 3. Entre la oración y el discurso. Morfología. p. 4645-4682

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s